Croquetas de gambas receta fácil

No me ha gustado nadaNo me ha gustadoNo me convence muchoMe ha gustado¡Me ha encantado! (3,94/5)
Croquetas de gambasCargando...

Croquetas de gambas

Ingredientes

  • 1 litro de leche
  • 200 gr de gambas peladas
  • 100 gr de harina
  • 100 gr de mantequilla
  • 1 cebolla
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • Para empanar:
  • Pan rallado
  • 3 huevos L
  • Aceite para freír

Croquetas de gambas: presentación

¿Te gustan las croquetas? La verdad es que no conozco a nadie a quien no le gusten. Estas Croquetas de gambas son una explosión de sabor. Cremosas y deliciosas, encantarán a todos. El rebozado queda muy fino y por dentro…se deshacen en la boca. Como salen buena cantidad, puedes congelarlas para disponer de ellas cuando te apetezca. Te animo a que las prepares porque se convertirán en un imprescindible en tu casa.

Cómo hacer Croquetas de gambas

1. Prepara la masa de las croquetas de gambas. Saltea las gambas hasta que cambien de color en una sartén con una gotita de aceite. Retíralas a un plato. Añade la mantequilla en la misma sartén. Cuando se derrita, incorpora la cebolla bien picadita. Pocha a fuego lento hasta que empiece a dorarse. Añade la harina, dale unas vueltas para que se tueste y vierte la leche poco a poco sin dejar de remover hasta que espese. Añade las gambas picadas y trabaja la masa. Pon a punto de sal, pimienta y nuez moscada.

2. Da forma a las croquetas. Coloca la masa en una bandeja y tapa con film de cocina en contacto para que no haga costra seca. Enfría en la nevera hasta que esté completamente fría y dura para que sea mucho más fácil manipularla. Saca la masa de la nevera y dale forma alargada de croqueta con las manos. Pásalas por pan rallado, huevo batido y pan rallado de nuevo.

Croquetas de gambas

4. Cocina las croquetas. Fríe en abundante aceite caliente y sácalas a un plato con papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Croquetas de gambas

Mis consejos para preparar Croquetas de gambas:

Puedes utilizar gambas frescas o congeladas para preparar las croquetas y te quedarán igual de ricas.

Salen una buena cantidad de croquetas con las cantidades que te pongo, así que lo mejor es que congeles las que no vayas a comer en el momento. Una vez empanadas, puedes guardarlas congeladas y freírlas directamente sin descongelar. Yo soy de las que siempre tienen croquetas en el congelador porque me parece un recurso estupendo para esos días que no sabes qué cocinar.

Si te gustan las croquetas, no te pierdas estas Croquetas de queso azul que son una auténtica maravilla para los amantes del queso. Quedan muy suaves aunque con un ligero sabor a queso azul que enamoran.

Croquetas de gambas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *