Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla receta fácil

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebollaAlbóndigas con sofrito casero de tomate y cebollaAlbóndigas con sofrito casero de tomate y cebollaAlbóndigas con sofrito casero de tomate y cebollaAlbóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla (4,33/5)
Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebollaCargando...

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

Tabla de contenidos de esta receta

Tiempo de preparación: 30 minutos

Ingredientes

Para 4 personas

  • 500 g de carne picada (cerdo y ternera)
  • 2 rebanadas de pan
  • 100 ml de leche
  • 2 huevos
  • 50 g de harina
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharada de pan rallado
  • Para la salsa:
  • 1 bote de Sofrito Casero de Tomate y Cebolla Gallina Blanca
  • ½ pastilla de Avecrem Pollo Gallina Blanca
  • 150 ml de agua
  • Para la guarnición:
  • 500 g de patatas cortadas en dados
  • Aceite para freír
Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla
Ingredientes para preparar Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla: presentación

Un plato de albóndigas es acierto seguro, por lo menos en mi casa. Mi truco para acompañarlas es preparar una salsa de categoría con el Sofrito Casero de Tomate y Cebolla Gallina Blanca que me ahorra mucho tiempo y les da un sabor maravilloso. También enriquezco el plato con media pastilla de Avecrem Pollo. Tanto para diario como para cualquier celebración, es una receta que no puede faltar en tu recetario. Acompaña las albóndigas con una guarnición de patatas y obtendrás un platazo.

Cómo hacer Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

1.- Coloca el pan en un bol. Puedes hacerlo con pan del día anterior o con pan de molde. Añade la leche para remojarlo y deja reposar un rato para que empape bien.

2.- Prepara la carne. Pon la carne picada en un bol y añade los huevos. Sazona con sal y pimienta negra molida al gusto. Incorpora el ajo bien picado y mezcla bien ayudándote de un tenedor. Añade el pan previamente empapado en leche escurriéndolo un poco con las manos. Mezcla bien hasta que el pan quede integrado con la carne. Puedes añadir una cucharada de pan rallado si ves que la textura queda demasiado blanda.

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

3.- Prepara las albóndigas. Pon harina en un plato. Forma las albóndigas con ayuda de dos cucharas y dales forma con las manos en el plato de la harina. Cuanto más blandas estén las albóndigas, más jugosas quedarán por dentro. Haz lo mismo hasta terminar con toda la carne y
déjalas sobre un plato.

4.- Fríe las albóndigas. Pon una buena cantidad de aceite en una sartén al fuego y fríe las albóndigas con el aceite bien caliente. Muévelas con mucho cuidado para que no se rompan. Retíralas a un plato sobre papel absorbente cuando estén doradas por fuera aunque por dentro sigan crudas porque se terminarán de hacer con la salsa.

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

5.- Prepara la salsa en la misma sartén donde has freído las albóndigas. Retira el aceite y añade el bote de Sofrito Casero de Tomate y Cebolla Gallina Blanca, desmenuza dentro la media pastilla de Avecrem Pollo e incorpora los 150 mililitros de agua. Remueve bien y añade las albóndigas. Deja cocer todo junto durante 5 minutos. Añade un poco de agua si ves que se seca la salsa.

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

6.- Fríe las patatas cortadas en dados en abundante aceite y, una vez fritas, déjalas sobre papel absorbente.

7.- Sirve las albóndigas con las patatas dentro de la salsa.

Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla

Mi recomendación para preparar estas Albóndigas con sofrito casero de tomate y cebolla:

Cuando prepares albóndigas, haz una buena cantidad. Yo pido en la carnicería que me piquen las piezas de carne y compro al menos un quilo. Preparo las albóndigas, que ya puestos, me da lo mismo hacer medio quilo que un quilo y así aprovecho a congelarlas después de freírlas. Luego, cuando las quiero hacer para comer, saco las unidades que necesito, abro el envase de Sofrito Casero de Tomate y Cebolla y en cinco minutos las tenemos en la mesa, es rapidísimo.

Post patrocinado por Gallina Blanca.

Te recomiendo estos utensilios para preparar tus recetas de carne:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.