Tarta de queso fácil y rápida sin horno receta fácil

No me ha gustado nadaNo me ha gustadoNo me convence muchoMe ha gustado¡Me ha encantado! (3,82/5)
Tarta de queso fácil y rápida sin hornoCargando...
Tarta de queso fácil y rápida sin horno

Prepara conmigo esta cheeescake con Philadelphia. Una tarta de queso sin horno y fácil donde las haya con la que triunfas seguro con los tuyos. Es perfecta para reuniones familiares o con amigos y para cualquier tipo de celebración. Las posibilidades de esta tarta fría son infinitas ya que puedes versionarla a tu manera cambiando la decoración.

Si te gustan las tartas de queso, mira esta Tarta de queso sin horno con mermelada y esta Tarta de queso y turrón.

Tabla de contenidos de esta receta

Ingredientes para la tarta de queso

Para 10 o 12 porciones

  • Molde redondo desmontable de 22 cm de diámetro
  • Para la base:
  • 150 g de galletas tipo maría
  • 100 g de mantequilla
  • Para la tarta:
  • 500 g de queso Philadelphia
  • 500 ml de nata 35% M.G (crema de leche o crema para batir)
  • 150 g de azúcar
  • 10 g de gelatina en polvo o 12 láminas de gelatina neutra
  • 100 ml de agua para hidratar la gelatina
  • Para decorar:
  • Hojas de menta y frutos rojos

Pasos para una cheesecake sin horno fácil

1.- Prepara la base de tu cheesecake sin horno. Pica las galletas en la picadora con el accesorio picador de la batidora.  Pasa el polvo de galleta a un recipiente y añade la mantequilla previamente fundida durante 40 segundos en el microondas. Mezcla bien hasta que la galleta quede impregnada de la mantequilla fundida. Te quedará una especie de arena mojada.

Tarta de queso fácil y rápida sin horno

2.- Forra el molde. He utilizado un molde desmontable de 22 centímetros de diámetro. Abre el molde y pon papel de horno en la base. Cierra el aro del molde y corta el sobrante de papel.

3.- Vierte la galleta en el molde y reparte de manera uniforme por toda la base. Presiona la galleta ayudándote de una cuchara para que la base de la tarta de queso fácil quede bien sólida. Lleva el molde a la nevera para que endurezca la mantequilla y quede una base perfecta para tu tarta de queso fría.

Tarta de queso fácil y rápida sin horno

4.- Disuelve la gelatina en el agua removiendo con una cuchara. Reserva hasta el momento de usarla.

5.- Prepara la crema de queso. Vierte en un bol el queso junto con el suero de las dos tarrinas de queso Philadelphia. Añade el azúcar y bate con la batidora de varillas hasta integrar los dos ingredientes. Añade la nata para montar con un mínimo de 35 por ciento de materia grasa. Vuelve a batir con la batidora de varillas hasta que la mezcla adquiera una textura muy cremosa. Funde la gelatina en el microondas (30 segundos) y añade poco a poco, y sin dejar de batir, a la mezcla hasta integrarla por completo.

Tarta de queso fácil y rápida sin horno

6.- Saca de la nevera el molde con la base endurecida de la tarta de queso fría.

7.- Monta la tarta. Vierte la crema de queso en el molde. Reparte bien ayudándote de una espátula y alisa toda la superficie. Da unos golpes contra la encimera para que la crema asiente bien. Lleva la tarta a la nevera para que cuaje. Yo la he tenido en la nevera toda la noche y la he protegido con un film de cocina.

Tarta de queso fácil y rápida sin horno

8.- Desmolda la tarta. Pasa un cuchillo por todo el borde de la tarta llegando hasta abajo. Abre el molde con cuidado. Lleva la tarta a un plato ayudándote del papel de la base y retira el papel.

9.- Decora la tarta de queso fácil y rápida sin horno. La decoración, como siempre, va un poco a tu gusto. Yo te propongo esta que es muy sencilla con unas hojas de menta y frutos rojos. Coloca unos arándanos, moras y unas frambuesas en el centro de la tarta. Coloca también unas hojitas de menta entre los frutos rojos.

Tarta de queso fácil y rápida sin horno

¡Et voilà, ya tienes lista tu tarta de queso sin horno, supersencilla y deliciosa!

Opciones de toppings para la tarta de queso

Esta tarta es un básico es cualquier recetario y te sirve como base para cualquier tarta de queso fría que quieras preparar simplemente cambiando la decoración.

Puedes ponerle una capa encima de mermelada, con o sin gelatina.

También quedan muy ricas con una capa de gelatina del sabor que prefieras por encima.

Las virutas de chocolate por encima también son una opción muy rica y vistosa.

Las posibilidades son infinitas así que prueba a hacer tu propia versión de esta receta de tarta de queso sin horno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *