Albóndigas a la cerveza. Receta fácil y riquísima

No me ha gustado nadaNo me ha gustadoNo me convence muchoMe ha gustado¡Me ha encantado! (4,20/5)
Cargando...

Albóndigas a la cerveza. Receta fácil y riquísima

Cocina para triunfar

Descubre mi primer libro de recetas: Cocina para triunfar. No te pierdas ninguna de las recetas que he preparado para ti porque incluye poquito de todo (entrantes, primeros platos, segundos platos, postres y recetas básicas).

Tabla de contenidos de esta receta

Albóndigas a la cerveza. Receta fácil y riquísima: presentación

Qué ricas estas albóndigas a la cerveza. La salsa les da un toque maravilloso y, además, como te enseño a congelarlas te aconsejo que prepares buena cantidad. Es el típico plato que queda bien en cualquier ocasión y bien acompañado, con una ensalada y unas patatas, obtienes un plato 10. Te animo a que las prepares y ya verás cómo repites. Y no temas por la cerveza y los niños ya que el alcohol se evapora y puedes comerlas y, te aseguro, que les encantarán.

Si te gustan las recetas de carne, echa un vistazo a estas Hamburguesas de carne en MENOS DE 5 MINUTOS. ¡Mira qué jugosas!

Ingredientes

Para 4 personas

  • Para las albóndigas:
  • 500 g de carne picada (cerdo y ternera)
  • 4 rebanadas de pan
  • 100 ml de leche
  • 2 huevos
  • 50 g de harina
  • 1 diente de ajo y dos ramitas de perejil
  • Sal y pimienta
  • Para la salsa:
  • 3 cebollas pequeñas (cantidad al gusto)
  • 1 lata de cerveza

Albóndigas a la cerveza. Receta fácil y riquísima: videoreceta

Puedes ver este vídeo en YouTube para poder comentarlo, marcar Me gusta o suscribirte a mi canal de videorecetas.

Albóndigas a la cerveza. Receta fácil y riquísima: preparación de la receta

1.- Coloca el pan en un bol. Puedes hacerlo con pan del día anterior o con pan de molde. Añade la leche para remojarlo y deja reposar un rato para que empape bien.

2.- Prepara la carne. Pon la carne picada en un bol y añade los huevos. Sazona con sal y pimienta negra molida al gusto. Incorpora el ajo y el perejil bien picados y mezcla bien ayudándote de un tenedor. Añade el pan previamente empapado en leche escurriéndolo un poco con las manos. Mezcla bien hasta que el pan quede integrado con la carne. Puedes añadir una cucharada de pan rallado si ves que la textura queda demasiado blanda.

3.- Prepara las albóndigas. Pon harina en un plato. Forma las albóndigas con ayuda de dos cucharas y dales forma con las manos en el plato de la harina. Cuanto más blandas estén las albóndigas, más jugosas quedarán por dentro. Haz lo mismo hasta terminar con toda la cerne y déjalas sobre un plato.

4.- Fríe las albóndigas. Pon una buena cantidad de aceite en una sartén al fuego y fríe las albóndigas con el aceite bien caliente. Muévelas con mucho cuidado para que no se rompan. Retíralas a un plato cuando estén doradas por fuera aunque por dentro sigan crudas porque se terminarán de hacer con la salsa.

Prepara la salsa:

5.- Coloca en una sartén al fuego un poco del aceite que has utilizado para freír las albóndigas. Añade la cebolla bien picadita cuando el aceite esté caliente. También puedes añadir zanahoria y puerro o la verdura que más te guste. Añade la cerveza cuando la cebolla se esté dorando. Incorpora las albóndigas y termina de echarle lo que queda de cerveza. Deja cocer 10 minutos sin tapar para que se vaya evaporando el alcohol. Pasados 10 minutos, tápalas y deja que se acaben de cocinar hasta que estén bien tiernas. Añade un poco de agua o caldo si ves que se secan.

6.- Rectifica de sal si es necesario antes de quitarlas del fuego.

7.- Espolvorea un poco de perejil picado por encima.

Mis consejos para preparar estas Albóndigas a la cerveza:

Puedes servirlas acompañadas de una ensalada de la huerta y unas patatas fritas. Tendrás un plato único perfecto para diario.

Para congelarlas, hago buena cantidad y una vez fritas dejo que se enfríen. Cuando ya están frías las meto dentro de una bolsa cerrada y al congelador. El día que quiero comer albóndigas, las saco y las caliento junto a la salsa. Así de fácil. Y las tienes listas para cuando quieras comerlas. Estarán igual de ricas que recién hechas, te lo aseguro.

Mi recomendación:

Si te gustan las recetas con albóndigas, no te pierdas Cómo hacer ALBÓNDIGAS EN SALSA de pimientos y MIS TRUCOS para congelar

Albóndigas en salsa de pimientos.

Te dejo también unas guarniciones para acompañar tus segundos platos y convertirlos en opciones perfectas para plato único. Ya sabes que una deliciosa guarnición es el acompañamiento perfecto a tus carnes y pescados.

Recetas de guarniciones para días de fiesta

Guarniciones para días de fiesta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *