BOLETUS DESHIDRATADOS

No me ha gustado nadaNo me ha gustadoNo me convence muchoMe ha gustado¡Me ha encantado!
Cargando…

BOLETUS DESHIDRATADOS

BOLETUS DESHIDRATADOS: preparación de la receta

 

El otoño nos trae setas de lo más variadas y, si queremos conservarlas para ir utilizándolas a lo largo del año, debemos elegir la manera de conservarlas. La deshidratación es uno de esos métodos de conservación , que consiste en secar el alimento hasta que quede sin agua por completo y así se mantenga durante largo tiempo. Luego, para usarlos, deberemos rehidratarlos poniéndolos a remojo durante una o varias horas. En platos caldosos, podemos usarlos directamente sin pasar por el remojo. Los boletus, tan apreciados en la cocina, se pueden deshidratar y, aunque el sabor varía porque se hace más fuerte, luego nos brindarán platos deliciosos para degustar todo el año.
Para este proceso de secado, debemos tener boletus sanos y sin bichos. Limpiamos bien los hongos sin agua, sólo rascando con un cuchillo y quitando los restos de tierra y hojas. Quitamos también la esponja de debajo porque podría estropearnos el proceso de secado. Una vez limpios, los laminamos y los repartimos en bandejas, sin que se toquen, sobre papel de cocina. Los dejamos en un lugar seco. Cada día tenemos que darles la vuelta e ir cambiando el papel mojado por otro seco. Se puede reutilizar el papel húmedo, guardándolo para que se seque. He hecho fotos todos los días, aunque sólo se aprecia bien la diferencia del primer día respecto a los otros. Se va viendo día a día como los hongos van reduciendo su tamaño y cada vez están más secos y pesan menos.
Transcurrida una semana, ya los tenemos listos para guardar en un bote de cristal. No es necesario que cierre herméticamente. Para más seguridad, los dejamos de 10 a 15 días y así seguro que se han secado por completo. Luego, ya los podemos dejar en nuestro armario de cocina bien a mano y a utilizar cuando convenga!
Espero que os haya gustado esta entrada. Conservar los alimentos es tan importante como cocinarlos. Una buena conserva, dará lugar a un buen plato!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *