Alitas de pollo al ajillo

No me ha gustado nadaNo me ha gustadoNo me convence muchoMe ha gustado¡Me ha encantado!
Cargando…

Alitas de pollo al ajillo

Tabla de contenidos de esta receta

Tiempo de preparación: 45 minutos

Alitas de pollo al ajillo: presentación

Las alitas de pollo al ajillo siempre triunfan en casa. Los niños las devoran y los mayores ni te cuento. Lo mejor es que se trata de una verdadera delicatessen por muy poco dinero. La preparación es muy sencilla y ahí está el único secreto. Hay que dejar que se hagan poco a poco hasta conseguir el rebozado bien crujiente y un interior tierno y jugoso, pero que no quede crudo.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 12 alitas de pollo
  • harina de trigo
  • 1 cabeza de ajos
  • sal
  • pimienta negra
  • aceite de oliva

Alitas de pollo al ajillo: videoreceta

Puedes ver este vídeo en YouTube para poder comentarlo, marcar Me gusta o suscribirte a mi canal de videorecetas.

Alitas de pollo al ajillo: preparación de la receta

1.- Corta las alitas de pollo en tres partes y desecha la punta. Retira bien todos los restos de plumas.

2.- Sazona con sal y pimienta a tu gusto. Puedes añadir otras especias si lo prefieres. Un poco de pimentón dulce o picante les quedaría de maravilla también.

3.- Coloca en un plato harina de trigo y pasa cada una de las alitas por la harina cuidando de que queden bien rebozadas. Si tienes un celiaco en casa, usa una harina sin gluten.

4.- Vierte un buen chorro de aceite de oliva virgen extra en una sartén lo suficientemente grande para poderlas hacer todas a la vez. Cuando el aceite esté caliente, coloca las alitas y modera el fuego para que se frían poco a poco. Añade la cabeza de ajos desgranada.

Preparación de las alitas de pollo al ajillo
Preparación de las alitas de pollo al ajillo

5.- Cuando se vayan friendo por un lado, dales la vuelta. Las alitas de pollo al ajillo deben quedar completamente doradas por toda la superficie. Para conseguir que se hagan bien por dentro, hay que tener el fuego más bien bajo, pero con temperatura suficiente para que se frían sin cocerse.

6.- Cuando las alitas de pollo al ajillo estén bien doradas, ya las puedes servir. Puedes servirlas con los ajos y un poco del aceite de la sartén. Verás cómo disfrutan rebañando.

Sírvelas como tapa, entrante o segundo plato.

Además de las alitas de pollo al ajillo, también puede interesarte:

Si eres fan de las alitas de pollo y quieres ver más recetas, te sugiero estas Alitas de pollo al horno con patatas panadera y estas Alitas de pollo agridulces.

Alitas de pollo al ajillo
Alitas de pollo al ajillo

9 pensamientos en “Alitas de pollo al ajillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *