Sepia con albóndigas. Un clásico de mar y montaña receta fácil

Sepia con albóndigas. Un clásico de mar y montañaSepia con albóndigas. Un clásico de mar y montañaSepia con albóndigas. Un clásico de mar y montañaSepia con albóndigas. Un clásico de mar y montañaSepia con albóndigas. Un clásico de mar y montaña (4,57/5)
Sepia con albóndigas. Un clásico de mar y montañaCargando...

Sepia con albóndigas. Un clásico de mar y montaña

Tabla de contenidos de esta receta

Ingredientes

Para 4 a 6 personas

  • Para las albóndigas:
  • 400 g de carne picada mixta (cerdo y ternera)
  • 1 huevo
  • 50 ml de leche
  • 50 g de pan rallado
  • Ajo y perejil picados
  • Harina para rebozar
  • Para el guiso:
  • 1 sepia grande (600 g)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Ajo y perejil picados
  • 150 g de salsa de tomate
  • 1 vaso de vino blanco
  • Sal, pimienta, aceite de oliva
  • 500 ml de agua
  • Para la picada (majado):
  • 3 reabanaditas de pan
  • 1 diente de ajo
  • 15 almendras tostadas

Sepia con albóndigas. Un clásico de mar y montaña: presentación

Esta Sepia con albóndigas es un clásico de la cocina catalana donde se combinan productos del mar y de la tierra llamados tradicionalmente como platos de mar y montaña. Puede resultarte un poco extraña esta mezcla, pero en cuanto la pruebes te va a parecer una maravilla. Es un plato perfecto para una comida de diario y encantará a toda la familia. No podrán parar de mojar pan en la salsa, es una auténtica delicia.

Si te gustan las recetas con albóndigas tradicionales, no te pierdas Cómo hacer ALBÓNDIGAS EN SALSA de pimientos y MIS TRUCOS para congelar y estas Albóndigas de pollo con verduras que harán las delicias de cualquier paladar.

Receta de Sepia con albóndigas. Un clásico de mar y montaña paso a paso

Puedes ver este vídeo en YouTube para poder comentarlo, marcar Me gusta o suscribirte a mi canal de videorecetas.

Cómo hacer Sepia con albóndigas. Un clásico de mar y montaña

1.- Prepara las albóndigas. Pon la carne picada en un bol y añade al huevo. Sazona con la sal correspondiente, pimienta negra al gusto, ajo y perejil previamente picado en la picadora, medio vaso de leche, y un poco de pan rallado. Mezcla todo bien ayudándote de un tenedor hasta que tenga la textura que te guste.

2.- Forma las albóndigas. Ayúdate con una cuchara para coger la cantidad correspondiente a cada albóndiga. Pásalas por la harina y dales forma de bola con las manos. Así hasta terminar con toda la carne. Puedes congelar las albóndigas en este momento, pero yo siempre las congelo una vez fritas.

3.- Fríe las albóndigas. Pon una buena cantidad de aceite en la sartén al fuego. Introduce las albóndigas cuando el aceite esté caliente. Cocínalas a fuego vivo porque se trata de sellarlas, aunque en el interior queden todavía crudas. Retíralas a un plato cuando estén bien doraditas.

4.- Fríe en el mismo aceite el pan de la picada y el ajito previamente laminado. Retira a un plato. Si utilizas almendras crudas, ahora sería el momento de freírlas.

5.- Saltea la sepia. Pon aceite de oliva en la sartén y añade la sepia. Sazona con sal y ajo y perejil picado. La tendrás lista en cinco minutos. Retira al plato junto con las albóndigas.

6.- Añade un poco más de aceite a la misma sartén y sofríe la cebolla previamente picada a fuego medio. La he tenido diez minutos, hasta que ha quedado bien pochada, y he añadido la salsa de tomate. Deja que reduzca el tomate removiendo de vez en cuando. Incorpora el vino blanco cuando haya reducido el tomate. Deja en vino cinco minutos hasta que reduzca el alcohol.

7.- Incorpora la sepia y las albóndigas. Cubre con agua y añade la sal en cuanto rompa a hervir. Deja cocer tapado, con el fuego al número cuatro, hasta que la sepia y las albóndigas estén tiernas. Pincha la sepia con un tenedor tras media hora en el fuego y, si notas que está tierna, ya está lista.

8.- Prepara la picada. Pica las rebanadas de pan, los ajitos y las almendras en la picadora. La picada, en la cocina catalana, es una manera de espesar la salsa y, además, darle un sabor extraordinario.

9.- Añade la picada a la sartén. Puedes ponerla toda o una parte y guardarla para otra preparación. Mezcla bien y deja tapado cinco minutos más. La salsa ya habrá espesado. Apaga el fuego.

10.- Para servir una ración, pon cuatro albóndigas en el plato, unos trocitos de sepia y regado con bien de salsa para mojar pan. Espolvorea con una pizca perejil picado.

Mis consejos para preparar esta Sepia con albóndigas:

No es necesario que te queden las albóndigas perfectas, todas del mismo tamaño, porque ya sabes que todo lo casero lleva implícito esa imperfección que lo hace único.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.