Canelones de pollo MUY FÁCILES. ¡Los TRUCOS que nunca fallan!

No me ha gustado nadaNo me ha gustadoNo me convence muchoMe ha gustado¡Me ha encantado! (3,91/5)
Cargando…

Canelones de pollo MUY FÁCILES. ¡Los TRUCOS que nunca fallan!

Cocina para triunfar

Descubre mi primer libro de recetas: Cocina para triunfar. No te pierdas ninguna de las recetas que he preparado para ti porque incluye poquito de todo (entrantes, primeros platos, segundos platos, postres y recetas básicas).

Tabla de contenidos de esta receta

Canelones de pollo MUY FÁCILES. ¡Los TRUCOS que nunca fallan!: presentación

Qué ricos estos canelones de pollo. Vamos a preparar una buena cantidad porque también te enseño a congelarlos. No tienes excusa para prepararlos porque te doy muchas opciones según las ganas que tengas de enfrascarte en la cocina. Puedes comerlos de primer o segundo plato o como plato único. Acompaña los canelones de pollo con alguna guarnición y ya tienes un plato perfecto.

Echa un vistazo a esta Lasaña de atún y calabacín súper light muy rica e ideal para cuidarte y preparar, por ejemplo, una cena ligera pero llena de sabor.

Ingredientes

Para 30 canelones

  • 30 placas de canelón
  • 150 g de queso rallado
  • Para el relleno:
  • 800 g de pollo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • 2 dientes de ajo
  • Sal, pimienta y aceite de oliva
  • Para la bechamel:
  • 500 ml de leche
  • 40 g de mantequilla
  • 1 cucharada colmada de harina (40g)
  • Sal, pimienta y nuez moscada

Canelones de pollo MUY FÁCILES. ¡Los TRUCOS que nunca fallan!: videoreceta

Puedes ver este vídeo en YouTube para poder comentarlo, marcar Me gusta o suscribirte a mi canal de videorecetas.

Canelones de pollo MUY FÁCILES. ¡Los TRUCOS que nunca fallan!: preparación de la receta

Prepara el relleno

1.- Trocea el pollo en octavos y sazona con un poco de sal y pimienta negra por las dos caras.

2.- Pon una sartén al fuego y añade una buena cantidad de aceite de oliva. Coloca el pollo encima y cocínalo a fuego vivo, con la sartén tapada, para dejarlo marcado por fuera. Dale la vuelta cuando esté dorado por una cara y déjalo hasta se dore por las dos caras. Añade la cebolla en juliana, los ajos cortados en láminas, las hojas de laurel y déjalo dos minutos hasta que se poche la cebolla.

3.- Añade el vino y déjalo cocinar, tapado, durante aproximadamente media hora. Mueve el pollo de vez en cuando para que se cocine por igual. Añade un poco de agua o caldo si ves que se seca la salsa.

Este paso, preparar el relleno, puedes dejarlo hecho con antelación, el día anterior por ejemplo. Si vas con prisa, puedes hacerlo con unas pechugas de pollo pasadas por la sartén con un poco de aceite de oliva.

Prepara la bechamel.

4.- Pon la mantequilla en una sartén al fuego hasta que se derrita. Incorpora una cucharada sopera de harina bien colmada. Mueve bien y añade una pizca de pimienta y otra de nuez moscada rallada. Sigue moviendo y añade la leche antes de que la harina empiece a tomar color. Baja el fuego y añade, poco a poco, la leche caliente sin dejar de remover. Añade también la sal y remueve con las varillas a fuego lento. Estará lista cuando empiece a hervir.

5.- Retira la piel y los huesos al pollo. Pica la carne en el accesorio picador de la batidora. También puedes picarla a cuchillo. Pica el relleno con un poco de la salsa para que quede más jugoso.

6.- Pon el relleno en un bol y añade, a través de un colador, el resto de la salsa. Añade también un poco de bechamel. También puedes añadir leche en vez de bechamel. Reserva la carne tapada con film de cocina.

7.- Hierve la pasta. Coloca una olla al fuego con agua y un pellizco de sal. Añade las placas de canelones una a una en cuanto el agua hierva. Sigue las instrucciones del fabricante que tienes en el envase. Mueve las placas de vez en cuando y asegúrate de que ninguna se ha pegado en el fondo de la olla. Enfría la pasta para cortarle la cocción.

8.- Extiende la placas pasta encima de un trapo limpio. Retira el exceso de agua de las láminas con un trapo de cocina.

9.- Rellena los canelones. Coloca encima de cada una de las láminas de pasa una cucharada del relleno. Repare el sobrante entre todos los canelones. Dale forma alargada al relleno para que te resulte más fácil enrollar los canelones.

10.- Enrolla cada canelón sobre sí mismo dejando la parte del cierre hacia arriba y así cuando los sirvas, no se te desarmarán.

Monta la bandeja

11.- Coloca los canelones sobre una bandeja de horno. Vierte la bechamel por encima. Como la bechamel habrá espesado, muévela y añade un poco de leche. Rectifica de sal. La cantidad de bechamel va a tu gusto. Termina con una capa de queso rallado para gratinar.

12.- Gratina los canelones. Introduce la bandeja en la parte central del horno y enciende el horno con calor arriba a 220 grados hasta que se gratine el queso.

Mis consejos para preparar estos Canelones de pollo:

Para congelar los canelones, extiende los canelones sobre una bandeja,  con film un film de cocina o papel de horno, sin que se toquen. Lleva la bandeja al congelador. Una vez congelados, los puedes guardar en una bolsa y luego los podrás ir sacando por unidades. Al preparar la bandeja, no será necesario descongelar porque con la bechamel caliente y el gratinado se descongelarán fácilmente.

Puedes aprovechar piezas de carne que tengas ya guisadas y saltarte el paso de cocinar el pollo.

Si no quieres utilizar vino para la salsa, puedes usar cerveza, coñac o incluso un caldo.

También puedes utilizar bechamel comprada y de esta manera tu plato será mucho más rápido.

Mi recomendación:

Si te gustan las recetas de pasta, echa un vistazo a esta Lasaña de carne y queso. ¡Fácil y riquísima!

Lasaña de carne.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *